Select Page

¿Cuál es la temperatura a la que debe mantenerse en un local?

A fin de comprender en detalle cuales son las temperaturas de set point para un equipo de aire acondicionado, que refrigera un local, nuestro departamento de ingeniería a realizado el siguiente informe:

Las temperaturas de confort y cálculo indicadas por la Norma Iram 11.601 son:
Temperatura interior verano: 25 C
Temperatura interior invierno: 20 C

Los equipos de aire acondicionado logran enfriar el ambiente gracias al cambio de estado de un gas refrigerante (R22), en estos equipos la expansión
de este fluido dentro del evaporador disminuye aproximadamente 10º C la temperatura de entrada en el mismo.
Estos evaporadores se encuentran dimensionados para mantener una temperatura mínima de 23º C en el ambiente, siendo que en es condición inyectarán el aire (en forma ideal) a unos 13º C, siendo que la temperatura de la serpentina rondará los 5º C.

Como sabemos al disminuir la temperatura de evaporación, disminuye en consecuencia la presión de baja o presión de evaporación, en la succión del compresor.

Si quisiéramos mantener un ambiente en un valor menor al anterior, por ejemplo 21º C, la caída de temperatura generaría una caída en la presión de evaporación, que llegaría al punto de congelamiento o menos aún.

En estas condiciones el agua condensada sobre la serpentina del evaporador comienza a solidificarse en forma de hielo produciendo el bloqueo de la misma, en este caso la temperatura de la serpentina descendería a 1º C o menos, ya que se seguiría manteniendo el salto térmico de 10º C antes mencionado, debido a que el compresor no puede cambiar su capacidad de evaporación, pues gira siempre a la misma velocidad.

Este proceso es como una reacción en cadena, pasa cada vez menos aire por el evaporador bloqueado, acelerando el proceso de congelamiento, el refrigerante no cambia de estado, no se evapora completamente y existen posibilidades ciertas que el constante golpeteo de líquido sobre los componente internos del compresor termine por destruirlo.

A esto se le suma que el presostato de protección de baja presión del compresor detendrá su funcionamiento, asumiendo una falta de gas refrigerante,
dejando fuera de servicio al mismo.
Luego de un pequeño período de tiempo (al aumentar la presión de baja) el compresor vuelve a arrancar y así sucesivamente (arranque y parada), este continuo ciclado pone en peligro la bobina del motor pues en el cortísimo periodo de funcionamiento, el caudal de refrigerante a través de la bobina
no alcanza para disipar el calor generado por la condición de arranque y la misma se sobrecalentaría hasta su rotura.
Por supuesto que esto sucederá en el mejor de los casos, ya que en la actualidad los equipos del tipo split hogareños no tienen esta protección y son usados para refrigerar los mismos, además de no estar preparados para funcionar en refrigeración en época invernal.

Conclusion:
Intentar bajar la temperatura por debajo de los valores indicados pueden producir daños de importancia en los equipos de Aire Acondicionado.

Dto. Ingeniería
Climaire SRL