Seleccionar página

¿Cuál es la temperatura a la que debe mantenerse en un centro de cómputos?

compresor congelado

A fin de comprender en detalle cuales son las temperaturas de trabajo adecuadas para un equipo de aire acondicionado, que refrigera un centro de computo, nuestro departamento de ingeniería a realizado el siguiente informe:

Los equipos de aire acondicionado logran enfriar el ambiente gracias al cambio de estado de un gas refrigerante (R22), en estos equipos la expansión de este fluido dentro del evaporador disminuye aproximadamente 10º C la temperatura de entrada en el mismo.
Estos evaporadores se encuentran dimensionados para mantener una temperatura mínima de 23º C en el ambiente, siendo que en es condición inyectarán el aire (en forma ideal) a unos 13º C, siendo que la temperatura de la serpentina rondará los 5º C.

Como sabemos al disminuir la temperatura de evaporación, disminuye en consecuencia la presión de baja o presión de evaporación, en la succión del compresor.

Si quisiéramos mantener un ambiente en un valor menor al anterior, por ejemplo 21º C, la caída de temperatura generaría una caída en la presión de evaporación, que llegaría al punto de congelamiento o menos aún.

En estas condiciones el agua condensada sobre la serpentina del evaporador comienza a solidificarse en forma de hielo produciendo el bloqueo de la misma, en este caso la temperatura de la serpentina descendería a 1º C o menos, ya que se seguiría manteniendo el salto térmico de 10º C antes mencionado, debido a que el compresor no puede cambiar su capacidad de evaporación, pues gira siempre a la misma velocidad.

Este proceso es como una reacción en cadena, pasa cada vez menos aire por el evaporador bloqueado, acelerando el proceso de congelamiento, el refrigerante no cambia de estado, no se evapora completamente y existen posibilidades ciertas que el constante golpeteo de líquido sobre los componente internos del compresor termine por destruirlo.

A esto se le suma que el presostato de protección de baja presión del compresor detendrá su funcionamiento, asumiendo una falta de gas refrigerante, dejando fuera de servicio al mismo.
Luego de un pequeño período de tiempo (al aumentar la presión de baja) el compresor vuelve a arrancar y así sucesivamente (arranque y parada), este continuo ciclado pone en peligro la bobina del motor pues en el cortísimo periodo de funcionamiento, el caudal de refrigerante a través de la bobina no alcanza para disipar el calor generado por la condición de arranque y la misma se sobrecalentaría hasta su rotura.
Por supuesto que esto sucederá en el mejor de los casos, ya que en la actualidad los equipos del tipo split hogareños no tienen esta protección y son usados para refrigerar los mismos, además de no estar preparados para funcionar en refrigeración en época invernal.

En principio lo importante ha tener en cuenta no es la temperatura del ambiente, sino a que temperatura se encuentra los equipos electrónicos tales como computadoras, centrales telefónicas, UPS, etc.

Es de aclarar este punto ya que una medición en algún punto del ambiente donde se encuentre el flujo de aire del equipo podría estar dándonos una medición o sensación de frío que no se corresponde con las necesidades de reales del equipamiento, que en general trabajan adecuadamente en temperaturas de 5º C a 28º C o mayores a medida que avanza la tecnología, valores que le permiten disipar adecuadamente el calor generado dentro de los microprocesadores y fuentes de alimentación, ya que sus disipadores son cada vez mas pequeños y eficientes.
Un ejemplo de esto es ver como equipos PC de escritorio o Nootebook ya pueden trabajar en ambientes hasta 40º C según los manuales, si correr riesgos o disminuir su velocidad de procesamiento.

Por eso lo importante a tener en cuenta para acondicionar adecuadamente un Centro de Cómputos:
1. Ubicar los equipos, de tal manera que el flujo de aire este directamente sobre los racks.
2. Tratar de que el equipo tome el aire del lugar mas caliente de la sala (evitando así congelamiento).
3. Ubicar el sensor del termostato fuera del flujo de aire de impulsión del equipo, lo mas cercano al retorno de aire de los equipos.

De esta manera se estará asegurando:
1. Un correcto enfriamiento de los equipos electrónicos.
2. Evitaremos la rotura de compresores.
3. No realizar mediciones de temperatura que no indiquen la realidad.

Conclusiones:
1. No creer que porque un termostato indica una temperatura es la adecuada para el equipamiento instalado.
2. Intentar diseñar la ubicación de rack y la distribución de aire en conjunto.
3. De ser necesario pensar en distribuir el aire con una red de conductos.
4. Usar equipos «preparados» para centros de cómputos (que tengan la capacidad de funcionar en refrigeración con bajas temperaturas exteriores)

Dto. Ingeniería
Climaire SRL